ENTRE FUERTE Y DULCE (Nº 6) del sábado 18 de Febrero del 2017

EDICION ESPECIAL / EL TIGRE, 84 VINCULOS PARA LA HISTORIA ofrecerá www.lamesadeguanipa.com.ve a partir de este lunes 20 de febrero

LA ECOLOGÍA EN EL SUR DE ANZOÁTEGUI por Carlos Sandiego

HISTORIA TIGRENSE / EL CARNAVAL NACIÓ CON EL TIGRE

PERSONAJE / ISBELIA RAMOS DE RUIZ

VALORES / GISELL QUIJADA: QUIERO DARLE UN JAQUE MATE A LA IGNORANCIA

A MI LINDA CIUDAD - Mariauxi Lejedt

RECORDANDO A: ALBERTO BARRIOS RODRÍGUEZ

CITAS UNIVERSALES / Sobre La Revolución Rusa: a 100 años de terror comunista

LA ECOLOGÍA EN EL SUR DE ANZOÁTEGUI

CARLOS SANDIEGO

La labor de las empresas dedicadas a la explotación petrolera en la jurisdicción de San Diego de Cabrutica, municipio José Gregorio Monagas del estado Anzoátegui, que comprende parte del área Junín de la Faja Petrolífera del Orinoco, ha sido poco bondadosa con el ambiente. 
La acción de exploración y extracción de petróleo en esa zona perjudica principalmente las aguas, los suelos, la forestación de bosques y la fauna, mientras las condiciones sociales de las comunidades se ven deterioradas y seriamente agredidas. 
El afán de explotar cada día más petróleo, sin importar la ruina ecológica que se siembra ha tocado la pureza de cursos de agua, en casos dramáticos que llegan al desastre ecológico como sucedió a finales de 2016 en el derrame de crudos en el río Aribí. Hechos a los que no escapan o permanecen expuestos los recursos hídricos como los morichales de Mapirito, La Danta y Borbollón, ríos y lagunas de bosque como Quebradón, Cabrutica, Jengibral, Guatire y Caño Amarillo. Cada caso va acompañado de deforestaciones, que sumándolas darían más de mil árboles devastados. 
Aunque a través de la tecnología las perforaciones pueden hacerse de manera direccional, se observa que a menos de cuatrocientos metros de ríos, lagunas y manantiales instalan taladros de perforación de pozos y macollas petroleras. Conectan bombas de agua y extraen con cisternas sin reparar en el daño que ocasionan. Parece loca obsesión por el estiércol del diablo.
Creo que el Ministerio del Poder Popular del Ambiente y Guardia Nacional Bolivariana, deberían ser más exigentes en resguardar ese tesoro llamado soberanía de la ambiental del país. Por el contrario, en el caso de la Guardia Nacional Bolivariana, se nota más efectiva en perseguir a humildes campesinos que cortan un árbol con hacha para reparar el rancho a donde no ha llegado la Gran Misión Vivienda o para reparar una empalizada para proteger sus animales de la atroz acción del abigeato que ha crecido de manera alarmante en los campos después que comenzó la expansión demográfica con la explotación petrolera. A los campesinos sí los persiguen, les decomisan sus bienes y jamás los regresan y cuando el afectado va a reclamarlos es vejado por algunos funcionarios de turno. 
Frente a esta situación los productores agropecuarios de la jurisdicción de San Diego de Cabrutica, están contra la espada y la pared. La industria petrolera destruye las fuentes de agua y los suelos, por otra parte, la GNB y los abigeos arremeten con lo que les queda de esperanza. 
Existen sitios ecológicos emblemáticos de reserva ambiental en la zona que han sido afectados para instalar áreas petroleras. Entre estos se encuentra el Cerro de La Danta, el más alto de la geografía cercana a San Diego de Cabrutica; fue derrumbado lateralmente por maquinaria pesada. Allí también se encuentra el reservorio de aguas del morichal de El Hoyo, que representa uno de los paisajes naturales con vista más hermosa del sur de Anzoátegui. Otro caso es un campo de macollas que fue construido sobre los manantiales de las quebradas de Guatire y El Rosario. En el caso de Guatire, es la única fuente de agua potable que en época de sequía queda en la jurisdicción de Cabrutica. De ocurrir la desgracia de un derrame petrolero, más de siete mil personas se verían perjudicadas. La cruz de la sed acompañaría al ya pesado martirio que padecemos por el hambre los venezolanos enclavados en la Faja del Orinoco.

HISTORIA TIGRENSE / El carnaval nació con El Tigre

Los del ayer, una exposición de color, movimiento y música
Recordemos que los carnavales tigrenses nacieron y crecieron con la ciudad y el pueblo les dio su grandeza que llegó a estas tierras guanipenses con el divino aroma de El Callao y el sabor ardiente de Trinidad
Si en El Tigre fueron gigantes Jully Mac Spadden, Jesús Subero, Cleto Quijada, Miguel Otero Silva, entre otros fundadores, y en el carnaval Doris Millán, Hortensia Antúnez, Antonio Marteneau y "Rosboro" Millán… también lo fue Desmont Colett, quien a pesar de las dificultades casi al final de su vida nos entregaba su arte, su ritmo y su alegría
Todo desarrollo y modernismo trae consigo la perdida de tradiciones que enmarcan la identidad de un pueblo y El Tigre no escapa a ese irreversible camino
A la altura de los años 50, cuando aun la ciudad era menor de edad, ya ejercía y mostraba su pujante y creciente fuerza cultural
Al principio la música y el baile nos llegaron como regalo divino de Martinica, St. Vicent, Trinidad, El Callao y otros pueblos que bailaban y cantaban sus protestas de esclavos, que tanto lloraron y festejaron sus muchos fracasos y conquistas en la búsqueda de la libertad
ALEXIS CAROLES / noticiasdelsuranzoategui.blogspot.com / 18 Feb 2011
El carnaval de El Tigre, sus hacedores y su historia rozan el horizonte de la grandeza y se estremezcan en la magnificencia de su excelsitud. Allí solo moran los gigantes, los que con esfuerzo y mucho amor han logrado escribir en letras de música, movimiento y color una etapa que refleja y exterioriza la vida y los sentimientos del tigrense. Indudablemente que no es fácil describir esa grandeza porque ella está compuesta de hechos y comportamientos muchas veces inexplicables. Si en El Tigre fueron gigantes sus fundadores Jully Mac Spadden, Jesús Subero, Cleto Quijada, Miguel Otero Silva, entre otros fundadores y en el carnaval Doris Millán, Hortensia Antúnez, Antonio Marteneau y "Rosboro" Millán… también lo es Desmont Colett, quien a pesar de las dificultades aun nos entrega su arte, su ritmo y su alegría.
Quienes vivieron y disfrutaron los carnavales de los años 50, sesenta e incluso setenta y los recuerdan, pueden dar fe de la belleza y colorido de las comparsas que al contagioso ritmo del calipso recorrían las calles donde la comunidad podía apreciar la cadencia y sentir el calor del fuego en el constante movimiento de las caderas de los cientos de bailarines y grupos musicales que se perdían en la distancia, llenando de alegría los rostros de niños, adultos y ancianos, imbuidos todos (hacedores y gente) en un solo sentimiento de armonía, de afecto, de camaradería, de pueblo.
Recordemos que los carnavales tigrenses nacieron y crecieron con la ciudad y el pueblo le dio su grandeza que llegó a estas tierras guanipenses con el divino aroma de El Callao y el sabor ardiente de Trinidad. Ya su simbología había cruzado el Atlántico navegando las aguas con velas de corazón y sentimiento negroides, llegados a las costas de Trinidad y Venezuela, empujados por los vientos mágicos de un Simón de sueños y esperanzas.
En los años 40 cuando aun no éramos ni siquiera un pueblo, ya en esta época del año (febrero) comenzaban a sonar el ritmo cadencioso de estridente acero, con raíces negroides muy lejanas que se profundizan en el sentir de un pueblo que añoraba sus querencias en sublime simbiosis hecha movimiento y música de cuerpo y de mente armonizadas y ensambladas en el sonido metálico del steel band y el calipso contagioso y sensual que lleva muy adentro el fuego milenario de una cultura ancestral africana y que una vez al año se extravierte en puro sentimiento y vivencias de unas costumbres hechas cultura.
Todo desarrollo, avance y modernismo trae consigo la perdida de tradiciones que enmarcan la identidad de un pueblo, y El Tigre no escapa a ese irreversible camino. En los primeros años se fueron forjando a fuego lento los hacedores del carnaval tigrense y a la altura de los años cincuenta, cuando aun la ciudad era menor de edad, ya ejercía y mostraba su pujante y creciente fuerza cultural, teniendo en Doris Millán y toda su familia y Desmont Collet (Carlitos como lo llaman sus amigos) hijos y sobrinos los más grandes soportes del movimiento carnavalesco, que como dijimos al principio, nació con la ciudad. Estos dos gigantes (Doris y Desmont), ya fallecida la primera, y un grupo compuesto por Hortensia Antúnez, Antonio Marteneau (ya fallecidos también), y otros, montaron años tras años los más bellos y tradicionales carnavales orientales que testimoniaban el orgullo de un pueblo que crecía al lado de sus manifestaciones carnestolendas africo-trinitarias, de su Virgen del Valle y sus galerones y polos que llegaron a estas tierras en la inspiración y música de los margariteños.
Hoy, ante la perdida de tantos “creadores de sueños”, quienes hoy bien temprano estarán seguramente en el cielo templando los cueros del “Bumbac”, afinando las cuerdas del cuatro, revisando el cencerro y el rayo, y coordinando las comparsas y disfraces para salir por los pasillos del cielo, que al ritmo del calipso y sonidos metálicos del steel band le dan al hogar de Dios un día clamoroso y distinto, un día como los muchos que nos dieron a nosotros y que llenaron páginas de nuestros mejores recuerdos, hoy, repetimos, acá en nuestra cruda realidad, solo Desmont nos queda de aquellos viejos guerreros de la música, la alegría y la fiesta, pero aquí están sus familiares y un conjunto de nuevos hacedores que han tomado la batuta enterrada en la piedra, asumiendo la responsabilidad con su pueblo y con sus progenitores y creadores de mantener vivo el calipso en el corazón del tigrense.
Al principio la música y el baile del carnaval nos llegó como regalo divino de Martinica, St. Vicent, Trinidad, El Callao y otros pueblos que bailaban y cantaban sus protestas de esclavos, que tanto lloraron y festejaron sus muchos fracasos y conquistas en la búsqueda de la libertad. En la actualidad sus descendientes nacidos en El Tigre llevan con orgullo la armonía y cadencia musical en el alma y el ritmo caliente en su cuerpo. Teresa Millán, hija de Doris y hermana de “Rosboro” Millán (fallecido) y toda su familia, hasta los más pequeños han aprendido al ritmo del canto y del baile de la agrupación “Renovación del calipso”; Desmont Collet, a pesar de haber sido afectado en su salud en los últimos años, continúa al frente de su agrupación “Sonidos de acero” y acompañado por sus hijos Richard, Carlos, Caro, Wilmer, Antonio y Willians y sus sobrinos Nacho y Yaya.
Esta agrupación originalmente llamada “Las estrellas de fuego” estuvo integrada por Luis Cortés, Jesús Lizardi, Chichí Boada, Roberto García, Kiko, Rafael La Paz y Pablo Rivas, entre otros. Además, el grupo “Oro Negro” de José Tritton; Los diamantes del calipso; Percusión Steel Band de Wilfredo (Chelo) Ortega y Nueva Versión de Ray Rodríguez mantienen vivo la llama tigrense por sus carnavales, por sus tradiciones, por su identidad.

http://noticiasdelsuranzoategui.blogspot.com/2011/02/el-carnaval-nacio-con-el-tigre.html 

PERSONAJE / ISBELIA HENRÍQUEZ DE RUIZ Nació en El Chaparro, municipio Mac Gregor del estado Anzoátegui, el 13 de mayo de 1934. En la Escuela “Aníbal Dominicci” de El Tigre culminó sus estudios de Primaria. Continuó en el Instituto de Mejoramiento Profesional del Magisterio en Barcelona donde se graduó de maestra en 1952., y en 1959, de directora de Escuelas de Primaria en el mismo Instituto de Mejoramiento pero en Caracas. Su labor docente comenzó en 1954 en la Escuela Básica “Estado Trujillo” y la Escuela Estatal “Simón Rodríguez” y luego, entre 1956 y 1960, en la Escuela Municipal “Felipe Walker” y la Escuela Básica “Dr. Rafael Antonio Fernández Padilla”, como directora, entre 1960 y 1994. En 1996 ocupó la dirección de Cultura del Municipio Simón Rodríguez. Ha sido impulsora de importantes instituciones sociales, culturales, gremiales y benéficas de El Tigre, entre las cuales resaltan el Centro de Recuperación Nutricional “Pastor Oropeza”, la Cruz Roja, Federación Venezolana de Maestros, Fundación Contra la Parálisis Infantil, Fundación del Niño, Asociación de Escritores y Ateneo de El Tigre. Su vocación por las letras, desde muy joven, la ha llevado a crear y publicar “Mis primeros cuentos y un relato” en 1974, “Absolutamente todo” 1996, “Tenues versos y limites” 1979, “Como todo lo mío” 1986, “Al encuentro del alba” 1996, “Mundo de Sueños” 1992, “Remembranzas Diversas” 2007 y “Conjugación de Sentimientos” 2012, proponiéndose, en los próximos días, a entregar dos nuevos textos poéticos. Ha recibido innumerables reconocimientos. Mantuvo una página sobre asuntos sociales “De todo un poco” en el Diario Antorcha. Casada con José Elías Ruiz, fallecido ya hace algunos años, tiene cinco hijos: José Elías, Luis Rafael, Isbelia Lourdes, Leonardo Alberto y Napoleón Francisco, quienes les han dado 13 nietos y 5 bisnietos.

RECORDANDO A: HACE 2 AÑOS NOS DEJÓ ALBERTO BARRIOS RODRÍGUEZ  Nació en Puerto La Cruz pero llegó a El Tigre muy niño, ciudad esta que consideró siempre, su terruño. Cursó su Primaria en el Colegio “Simón Bolívar”, el Bachillerato en el liceo “Briceño Méndez” como integrante de la promoción XX Aniversario, y es egresado de TSU en la I Promoción del Tecnológico “Antonio José de Sucre” de Caracas. Fue Secretario de Deportes y Presidente de “Casa Nueva Esparta” y presidente de la Cámara de Comercio del Distrito Simón Rodríguez, por 10 años, en diferentes periodos. Director-Fundador de “La prensa de Guanipa”, Director de Fondepmi, Director de la 1era Junta Directiva en la regionalización del INCE, Vicepresidente del Consejo Empresarial del Estados Anzoátegui, integrante del Desarrollo Armónico  Oriente (DAO). Participó en las jornadas de Anzoátegui por un futuro mejor. Entre otros reconocimientos recibió la condecoración “Orden Merito al Trabajo” (2da Clase) y la orden “José Antonio Anzoátegui” (1era Clase). Padrino de varias promociones educativas. Orador de orden en varias oportunidades, y homenajeado en eventos económicos, sociales y deportivos. Presidió la Asociación de Amigos del Centro de Recuperación y Educación Nutricional “Pastor Oropeza”. Asesor de la Cámara de Comercio de El Tigre. Casado con Noris Velásquez tuvo 5 hijos: Erick, Marialejandra, Mercedes Elena, Mauro Alberto y Esteban Antonio. Falleció el lunes 15 de enero del 2013.

VALORES / Gisell Quijada: Quiero darle un jaque mate a la ignorancia

Varios son los estados y  hasta países  que le reciben esperando un jaque mate. Hasta mayo  del año pasado fue la número uno en Venezuela. Su cuello se vuelve pequeño cuando exhibe  todas las medallas que ha ganado.
Y es que desde el mismo vientre de su madre, parece haber conocido  el tablero. Con apenas  13 años de edad, Gisell del Valle Quijada Alonzo,  ya es una “dama del ajedrez” por la dedicación y persistencia frente a ese juego  que parece apartado para  pocos.
Sus estrategias y tácticas   para pensar  y mover las piezas las alimenta de las enseñanzas, de  su inteligencia y también de la  lectura, Ella prefiere pasar   horas   frente a cada uno  de los tableros o tras las letras   un libro  antes que la ver la  televisión.
El clima  merideño que tanto añora, está distante a su tierra natal (El Tigre). Su gusto musical anglosajón es fiel compañero en tiempos libres.
Blusa, short, cabello suelto.  Acomoda sus lentes y se sienta junto a su hermano, deja escuchar su voz tenue y precisa.
“Es mi estilo de vida porque logró expresar mis sentimientos”, confirma la campeona municipal invicta en el juego del ajedrez.
Su hermano Guillermo, quien también participa asiduamente en este deporte, le enseño la jugada desde los 4 años. “Yo lo veía ganar premios y también deseaba ser como él”.
Dijo que la vida es como una partida de ajedrez, porque debemos pensar bien antes de actuar para dar lo mejor de sí y todo te salga bien.
Su padre está de pie y nunca se aparta de ella, con la intención de añadir uno que otro dato. “Mis amigos me preguntan: ¿Cómo juego eso tan aburrido y difícil?  Otros  lo ven así como que ¡Guau! Mientras que para mí es una actividad donde debo analizar y actuar. Es un deporte donde me exigen condición física por el largo tiempo que estoy sentada”.
Ha conocido Grecia, Italia, Trinidad y Tobago, y Colombia. Dos premios le recompensaron  estos viajes y la fortuna de estar en el Mundial.
“En un torneo jugué con una campeona nacional en mi categoría y yo iba perdiendo, cuando de pronto hice una súper hipermega combinación y la destrocé”, dejó escuchar su risa. Desde esa vez para ella nada era imposible.

-¿Qué piensas cuando juegas?
   -En canciones de Selena Gómez y Big Time Rush o cuando estoy en clases. A veces, simplemente no pienso en nada y me pongo media zombi (risas).

-¿Cuál es tu estrategia?
   -Analizar, pero antes me preparo psicológicamente para no sentir ni felicidad, ni tristeza, ni angustia. Es decir, me quito los sentimientos. Rectifico varias veces la jugada antes de hacerla.

-¿Qué pieza te gustaría ser?
   -El caballo, porque salta por encima de los demás y puede llegar a unos rincones que otras piezas no.

-¿Con quién jugarías?
   -Lauren Jáuregui, porque ella se ve toda seria y me parecería interesante. También quisiera tener frente al tablero a Magnus Carlsen, el campeón del mundo.
Antes de iniciar la movida, se reúne con sus amigas. Relaja la mente en una fraterna conversación y desdibuja lo que está por venir. Si pierde no está triste y busca, cual detective el error cometido. Si gana solo celebra con sus allegados, preferiblemente degustando pizza.

Tomado del Diario Mundo Oriental / http://mundo-oriental.com.ve/site/det.aspx?id=62429 

A mi linda ciudad - Mariauxi Lejedt

Este tema con motivo del aniversario 81 de la ciudad El Tigre en el Edo. Anzoátegui- Letra y Música: Mariauxi Lejedt, talento de esas tierras.

CITAS UNIVERSALES / SOBRE LA REVOLUCIÓN RUSA: A 100 AÑOS DE TERROR COMUNISTA “… este 2017 bien puede servir para calificar al comunismo y sus promotores como la teología política más peligrosa y abominable de la Historia, por su capacidad de “viralizarse” por los cinco continentes con gran acogida y legitimidad —oculto o no bajo múltiples nombres—, al dirigirse a las emociones más básicas y negativas de las personas y aprovecharse de su ignorancia o su desesperación para engañarlos, manipularlos y luego destruirlos, sin remordimientos, con tal de lograr sus fines de poder absoluto, calificación que, desde luego, no apunta a la prohibición legal de partidos con esa visión criminal de la política, al uso de la violencia en su contra o a la intolerancia hacia sus promotores, sino más bien a la permanente difusión de lo que es realmente, y lo que ha hecho a millones de personas en todo el mundo su aplicación (en la obra El Libro Negro del Comunismo. Crímenes, terror, represión, coordinado por Stéphane Courtois y otros, de Ediciones B, se calcula en alrededor de 20 millones de muertos sólo en la URSS por el terror comunista), en nombre de la igualdad, la justicia social y la sociedad socialista, y a nunca más subestimar su potencia para volver de sus cenizas y asaltar el poder, como ocurrió en 1998 en ese arrasado y triste país llamado Venezuela. La Revolución Rusa: a 100 años de terror comunista / Luis Alfonso Herrera Orellana es Licenciado en Filosofía y Abogado especializado en Derecho Administrativo por la Universidad Central de Venezuela (UCV). Herrera se desempeña actualmente como Investigador de CEDICE-Libertad y es director de la asociación civil Un Estado de Derecho. Además, es profesor de la UCV. https://www.elcato.org/la-revolucion-rusa-100-anos-de-terror-comunista