ENTRE FUERTE Y DULCE Nº 8 DEL SABADO 04 DE MARZO 2017

EDITORIAL / EN LA MEDIDA QUE AVANZAN LOS TIEMPOS DE LA REVOLUCION

CUANDO ERAMOS AGRICULTORES / En la década de los 80 se llegaron a sembrar 60 mil hectáreas en La Mesa de Guanipa. Hoy no llegan a 5 mil

PERSONAJE / EILEEN FAUL; la eterna madama tigrense

GENTE QUE INSISTE / JOSE ZÁRRAGA, de calificado técnico petrolero a calificado agricultor

NUESTRAS CONDOLENCIAS a los familiares de José Manuel Gómez (Macambo), Doña Juana de La Cruz Díaz, Don Sixto Romero, Jesús Alexander Machado Narváez

Equipo de Redacción y Opinión de www.lamesadeguanipa.com.ve y la Agencia de Noticias Guanipa Noticias

Director: Alexis Caroles G. (CNP 2083)

Coordinación General: Juan Manuel Muñoz (Moriche)

DEDICATORIA / EN LA MEDIDA QUE AVANZAN LOS TIEMPOS DE LA REVOLUCION En la medida que avanzan los tiempos de la revolución y nos pintan un país de chocolate, vemos con estupor y hasta con rabia, que lamentablemente enfrentamos el gobierno más irresponsable del que se tenga memoria desde que Venezuela fue descubierta por “la planta insolente” del europeo Cristóbal Colón. Cada día empeora la situación del país y cada amanecer crece la incertidumbre en una población que sufre los rigores de la hambruna que recorre la nación en una especie de Silbón llanero que espanta con su lúgubre silbido aterrador.

Y así, este régimen aterra, este régimen destroza futuros, esperanzas y entierra memorias cabalgando míticos caballos sobre cuyos lomos montan héroes de oropel y en las ciudades bandas de malandros sobre caballos de metal, se desplazan causando pavor entre una población que está cansada de tanto pasar hambre, de morir en las puertas y en los intríngulis de los hospitales por falta de medicinas e insumos necesarios para garantizar la vida en esta terrible situación que padecemos los hijos de Bolívar.

Ahora les ha dado por desvirtuar y hasta estrangular cuanta tradición conservamos, los carnavales que eran una manifestación de alegría colectiva y de participación integradora de nuestras culturas criollas y de las venidas de allende los mares, han sido sustituidas por negocios y trampas que les sirven para robustecer el carácter corrupto de administraciones locales y regionales, pues pasamos de aquellas costumbres de nuestros abuelos del carnaval de los “negro pinto” o de “los medio pinto”, de los disfraces de negritas y de mamarrachos y de las comparsas del Steel band, por la presentación de artistas internacionales y orquestas de renombre, con el único propósito de justificar las tracalerías que les son propias a las mafias que se enquistaron en los estamentos del régimen para llenarse los bolsillos cobrando coimas y peajes, a costillas del erario nacional, estatal y municipal, con lo cual contribuyen al deterioro de una población que no necesita disfrazarse de Superman, de El Zorro o de Miss Venezuela, porque con solo reunir a miles de venezolanos tendríamos la comparsa de zombis más grande de la humanidad, simplemente porque el hambre se está llevando en los cachos a un pueblo que se contrae inmunitariamente, pierde masa muscular y consecuencialmente está más proclive a padecer enfermedades que los llevan a la tumba y no precisamente a la famosa tumba donde reposan estudiantes y presos políticos, sino a los sepulcros de los deteriorados cementerios venezolanos, que a la postre es la misma vaina.

Nosotros no estamos en contra de la celebración de carnavales, ni de ninguna fiesta tradicional o folklórica de nuestra amada Venezuela, lo que nos preocupa es que por ejemplo la inseguridad haga de las suyas en los carnavales, pues es notorio y comunicacional que en medio de una comparsa reciente mataron de la manera más vil a una estudiante de apenas quince años, quien de acuerdo con las versiones de los presentes ni siquiera estaba participando del jolgorio y cayó víctima del enfrentamiento de la criminalidad que crece como la verdolaga.

Insistimos en que no nos estamos negando a la celebración de los carnavales, pero señores del gobierno sean responsables, incrementen la seguridad, utilicen a funcionarios que amen a sus trabajos y dejen de lado a los policías matraqueros que tanto daño le hacen a la imagen de los cuerpos policiales y a final de cuentas no protegen a nadie y les resbalan los partes de muertos y heridos que conllevan los comportamientos atípicos y carente de ética de individuos que nada tienen que envidiarle a los delincuentes que dicen enfrentar.

Ojala volvamos a los tiempos en que los carnavales de El Tigre eran una referencia cultural y de encuentro de culturas afroamericanas y de la indianidad y del naciente pueblo petrolero repleto de margariteños y maracuchos y de gente de otras latitudes del mundo, de manera que salgamos de este círculo vicioso de bachaqueros, delincuentes que se llenan los bolsillos comerciando con la tradición carnestolenda y permitiendo que los malandros de desplacen como Pedro por su casa. Juan Manuel Muñoz Moriche

CUANDO ÉRAMOS AGRICULTORES / En 1981 se llegó a sembrar 120 mil hectáreas en La Mesa de Guanipa durante todo el año. Hoy no llegan a 5 mil. En su colaboración para nuestra edición especial dedicada a El Tigre en su 84 aniversario de fundada “84 Vínculos para la Historia”, la licenciada Yolimar Farías se refería a los colores y olores que se percibían por los alrededores de nuestra ciudad por las extensas siembras de maní, sorgo, girasol, patilla, merey, mangos, limones, entre otros rubros, cultivados en estas tierras con mucho éxito, inclusive, como productos de exportación. Eran tiempos en que La Mesa de Guanipa tenía la fama, agrícolamente hablando, de ser también granero de Venezuela, con siembras y cosechas tanto en invierno como en verano. Para las últimas generaciones de tigrenses, esto que aquí decimos y afirmamos, suena como un cuento o producto de la imaginación sobre algo que anhelamos, pero no, fue cierto y actores y testigos de ello todavía pueden contar sus vicisitudes porque están con vida, además, por lo menos una docena de ellos, llevan 45 y 50 años de trabajo diario y permanente y en muchos casos sus hijos se encuentran dedicados a la actividad agropecuaria en las tierras que fundaron sus padres. Para que tengan una idea … en 1980, de acuerdo con datos suministrados por la Asociación de Productores Agrícolas del Sur (Aprosa), existían 20 mil hectáreas de sorgo sembradas y recogieron 40 mil toneladas de patilla, 8 mil de maíz, 220 mil de ajonjolí, 265 mil de girasol y 2.140 mil de frijol… Con la llegada del maní, el comercio urbano fue ganando mayor importancia hasta llegar a convertirse en la principal fuente de empleos local. Aparecieron tres rubros principales: el agro comercio, las ferreterías y las ventas de automóviles. En este período comenzó la instalación de agencias bancarias y el crecimiento industrial. El número de industrias ascendió de 6 en 1960, a 28 en 1973. Uno de los productores que apostó al maní fue José Luis Ferrera Tejera, quien contó que en la zona se sembraron 30 mil hectáreas de maní en el lapso 1965-1975… Para 1981en la Mesa de Guanipa se llegaron a sembrar 120 mil hectáreas de distintos cultivos; mas de 300 mil cabezas de ganado en pastoreo; casi 200 galpones de pollos, capacidad de producción anual de 20 millones de kilogramos de carne de pollo; 30 mil vacas de ordeño que significó 300 mil litros de leche diarios; 400 riegos por pivote central (20 mil hectáreas por 2 veces al año); 15 agroindustrias establecidas en la zona; grandes centros de almacenamiento y refrigeración de granos y más de 15 mil empleos directos e indirectos. (Fuente: Alexis Caroles / libro El Tigre, Memorias). Consultados afirman que actualmente no llegan a 5 mil las hectáreas por sembrar en el venidero invierno. ENTONCES VALE DECIR Y RECORDAR … CUANDO ÉRAMOS AGRICULTORES.

PERSONAJE / EILEEN FAULL; la eterna madama del carnaval tigrense

Entre sus amistades se le reconoce como “La eterna madama del carnaval tigrense”, emblema carnavalesco, al estilo antillano, que la caracteriza desde 1958 cuando con mayoría de edad su madre le permitió participar en las comparsas de Teresa Millán de la calle Sucre.

Nació el 20 de agosto de 1937 en El Callao, estado Bolívar, hija de Francisco Faull y María Campocasso, radicados desde principios del siglo pasado en El Callao, la tierra del oro y el Calipso, de raíces alemana él e italiana ella. A los 11 años, en 1948, sus padres se vinieron a vivir a El Tigre en razón de que su único hermano –Luis (fallecido hace tan solo unos años aquí en El Tigre)- había conseguido trabajo en la empresa Mene Grande y los viejos buscaban nuevos y mejores rumbos. Se radicaron en la calle Orinoco de Casco Viejo hasta 1952 y luego, a la casa propia, en la segunda carrera norte 189, hasta esta fecha, donde Eileen comparte con sus sobrinos.

Cada entrada de año comienza el furor entre los amantes del carnaval tigrense, unas festividades que entre las décadas de los 50 y 80 alcanzó gran notoriedad en el Oriente del país por la vistosidad de sus disfraces, comparsas y carrozas, alcanzando su mayor participación colectiva cada vez que el carnaval coincide con el aniversario de la ciudad, cada 23 de febrero … y es cuando se recuerda que El Carnaval nació con El Tigre http://noticiasdelsuranzoategui.blogspot.com/2011/02/el-carnaval-nacio-con-el-tigre.html ... y al mismo tiempo sus participantes inician los preparativos, y a veces mucho antes como los músicos del Calipso y la zamba, porque en El Tigre son muy contados los que conservan y dominan “las panas” como se le llama al instrumento principal en el steel band o banda de acero.

Una de los participantes que asume su compromiso con el carnaval es Eileen Faull… a sus 79 años. Cuando niña, allá en El Callao, su madre no le permitía que pasara su asomo en la ventana de la casa para presenciar el paso de las comparsas. “Me daba cosquilla en los pies”, confiesa. Cuando llegamos a El Tigre entonces mamá aceptó que me hicieran mis trajes de madama y fue así como cada año salía en las comparsas de Teresa Millán, un icono de estas festividades, quien ya falleció hace algunos años. “Eran comparsas que daban a los carnavales su más grande esplendor”, expresa Eileen. Llegué a tener más de 20 trajes, la mayoría de los cuales, dice, forman parte de las colecciones de mis amistades. Por ahora solo cuenta con tres, confeccionados en los últimos años por la reconocida modista Franca Bruno de Zambrano, pero ya no se puede asumir ese gasto por lo excesivamente caro que están las telas y accesorios.

“Este año saldré a cumplir con la tradición con uno de esos trajes de mi modesta colección”, dice. Este lunes y martes de carnaval Eileen salió a la avenida Francisco de Miranda, a una cuadra de su casa, tomó un carrito por puesto y se unió al comienzo de las comparsas en el sector El Luchador y de allí hizo su tradicional recorrido hasta mediados de la avenida Jesús Subero, a la altura del Paseo de La Virgen, bailando al ritmo del calipso como La eterna madama de El Tigre. Guanipa Noticias

GENTE QUE INSISTE / JOSE ZÁRRAGA, de calificado técnico petrolero ha calificado agricultor. Luego de 29 años de servicios a la industria petrolera nacional, José Zárraga, un falconiano sembrado ya en La Mesa de Guanipa, en El Tigre –aclara él-, donde lleva 20 años de residencia y aquí se casó y nacieron sus últimos hijos (tiene 7 en total), le dedica todos los días del mundo su esfuerzo a cultivar la tierra desde su pequeña finca en el sector Miga de la zona sur, a unos 25 kilómetros de esta ciudad. El negro Zárraga, como le llaman con simpatía sus amigos, es todo un personaje, de trato especial con todos y todas, de conversación fluida en temas nacionales e internacionales, inclusive en aquellos universales de nivel solo para entendidos en la materia. Él se graduó de técnico medio en petróleo en la Escuela Industrial de Punto Fijo en 1977 e inmediatamente se empleó en la estadounidense Fluor Corp que tenía base de operaciones en ese estado del occidente del país, cuatro años después ingresó a la filial Lagoven por 3 mas, continuó con el Instituto Nacional de Adiestramiento Petrolero (Inapet) en Anaco por otros dos, siguió con la empresa de proyectos de ingeniería, procura, construcción y gerencia Vepica, y finalmente, por 10 años, en la empresa argentina Petrolera Pérez Companc donde hace 4 años cerró el ciclo de servicios a la industria petrolera con el cargo de líder de instalaciones superficiales. Con familia establecida aquí con esposa y cinco hijos dijo: “Aquí en El Tigre nos quedamos”, y así fue, adquirió unas tierras por la zona de miga y esas 75 hectáreas comenzó a trabajar muy duro, todos los días, hasta 14 horas diarias, y poco a poco fue levantando una base que le ha permitido obtener hasta 3 cosechas por año, tanto en invierno como en verano, principalmente en 20 hectáreas bajo riego. Sus logros, con importantes números, se dan en patilla, fríjol y hortalizas (pimentón, ají dulce, berenjenas, pepinos, entre otros). José Zárraga es de quienes dicen que “la crisis se vende con el trabajo constante, día a día”. Casado con Sista España, de Ciudad Bolívar, tienen 4 hijos, quienes lo ayudan en cuanto cada uno puede en las labores de la finca que se ha convertido en una empresa agro familiar  En total son 7 sus hijos convertidos todos en profesionales en diversas carreras que llenan de orguillo a él, a sus madres, a sus demás familiares y al país donde se desempeñan con acierto. POR ESO JOSE ZARRAGA ES GENTE QUE INSISTE

NUESTRAS CONDOLENCIAS a Aroldo José y Ana Josefina Gómez González y demás familiares por el fallecimiento de José Gómez Pino (Macambo), a los hijos y demás familiares de Doña Juana de La Cruz Díaz, viuda de Gregorio Castillo; a los familiares de de Don Sixto Romero; a nuestro gran colaborador el Dr. José Venancio Machado y demás familiares por el fallecimiento, en Puerto La Cruz, en un lamentable accidente, de su nieto Jesús Alexander Machado Narváez,