La renovación de la dictadura

DAVID BONYUET  

En una acción tardía, pero definitivamente perversa, el Comité Nacional de Enchufados (CNE) decide anteponer una anticuada y abandonada norma administrativa de renovación de partidos antes que efectuar unas regionales obligatorias desde el año pasado por la constitución. El objetivo es obvio: retrasar cualquier posibilidad democrática obstaculizando el proceso con artimañas podridas. El venezolano se ha acostumbrado tanto a vivir mal, a comer mal, a enfermarse mal, que ahora una mala democracia es absolutamente normal.  El Cardenal Jorge Urosa Savino dice una gran verdad: que “lo que se vive en el país ya es una dictadura”. 

Héctor Rodríguez confeso que “Venezuela está en capacidad de producir los alimentos que consume”, obviamente no han hecho nada a propósito (o a propósito se han robado todo lo que había). Nicolás Maduro para enfrentar la imaginaria guerra económica, invita cordialmente al “hipócrita, perverso y malvado” sector panadero, para que produzcan pan de la nada, pero Fetraharina advierte: “mientras no se resuelva la escasez de materia prima no hay ni habrá pan”. Entonces ¿a quien hay que meter preso? 

Mientras el indocumentado insiste en decir: “CNN que no se metan en los asuntos de los venezolanos.  Yo quiero a CNN bien lejos de aquí. Fuera de Venezuela”... por denunciar los lazos terroristas del vicepresidente Tareck El Aissami. La verdad es que los venezolanos estamos gritando por todos los medios: ¡FUERA EL CHAVISMO!  La AN va a tener que permitir la entrada de la DEA para que vean como las ratas salen huyendo de Miraflores. 

Cuando el Gremio médico tiene que ir a la Fiscalía para pedir una investigación contra el Ministerio de Salud por epidemia de difteria es evidente que la salud del país necesita renovación. Nicolás Maduro y todo su gabinete es culpable de todas las muertes en los hospitales.   

Aunque parezca insólito, ahora Nicolás Maduro promete que dará a “empresas locales” lo que no construyó Odebrecht, o sea, reconoce públicamente que hubo un soberano desfalco a la nación, pero se lava las manos ofreciendo derrochar más dinero en contratos a sus amigos. Si no se hizo cuando hubo dinero, ¿cómo van a hacer ahora que no hay recursos? 

Leopoldo López nos dice a todos los venezolanos a través de ABC de España: “nuestro peor adversario no es Maduro ni la élite corrupta sino la desesperanza”. 

Este sábado 18 de Febrero: ¡todos a la calle!, con pasión, esperanza y arrechera: ¡FUERA EL CHAVISMO! 

 

David Bonyuet   @DBonyuet