PAPELES SOBRE LA MESA / La guerra económica una manera de resolver conflictos

JOSÉ VENANCIO MACHADO

(Motivar la movilización del pueblo: una aventura)

 Los movimientos sociales han sido encada momento sorpresa de sus actores, pero han provocado cambios sorpresivos y han sido movimientos que han estremecidos los cimientos del poder, del mando despóticos y han provocado nuevos surgimientos de actores que se han convertidos en luchadores sociales de gran aliento y motivaciones. Estos han emergido en donde las luchas han iniciado su gestación y han creado las condiciones reales para comenzar las transformaciones sociales necesarias. JVM

        *El enemigo siempre en acecho

         Hemos y lo seguiremos insistiendo que el enemigo—nunca duerme ni descansa siempre está en acecho para atacar a la víctima—es un esquizofrénico, un desviado mental y su inconsciencia lo conduce por senderos peligrosos y lleno de baches peligrosos. Estos son síntomas de un malestar congénito y de consecuencias terribles. Su padecimiento requiere de tratamiento a largo plazo y aliento. Su curación de también costosa y dolorosa por el padecimiento y las calamidades que genera y causas a los seres queridos, a los demás personas que conviven o tiene relaciones personales. Es un ser irritable y sorpresivo de sus estados de ánimos y comportamiento. Puede llegar a insania, y ataque de furia causándoles males a los demás. Por eso es que hay tratarlo con el cuidado posible. La sociedad actual está cubierta por grandes malestares de carácter psíquicos y de locura. Estos síntomas hay que tratar de reconocerlo a los fines de actuar aceleradamente cuando se manifiesten hechos de esa magnitud.

         Por tanto, es un enemigo en potencia, no se tiene causas de sus efectos hasta el momento de las acciones puestas en acción. Dada la situación medico/asistencial y la falta de medicamentos adecuados ha contribuido con el acuciante empeoramiento de enfermos potenciales. En ese sentido, hay que llamar la atención de estas personas, pero hay que reconocerlas y observarlas en su comportamiento y normas de conductas. Esto es vital, dado que no se sabe en qué momento aparece el síntoma desvaríos y se actúe de inmediato. Algunos de estos males son críticos y se atribuyen a la situación económica y la falta de medicamentos necesarios.

         Por tanto, en los actuales momentos se atribuye a que estos males—como un virus cualquiera—aparece y se refleja en una porción de la población, pero a todo esos resultados están los relacionados con los desasosiegos, inseguridad, la falta de alimentos básicos, así como tener el dinero necesario para adquirir los productos a los niveles de precios que proponen y venden los bachaqueros y los traficantes de alimentos. Estos son los reflejos que se exhiben en todos los pueblos, urbes, y capitales de los estados donde se refleja la cantidad de robos, secuestros, atracos y crímenes de toda índole y en posición de tener bienes y/o asaltos a mano a armada. Todos estos síntomas son el reflejo de las sociedades en condiciones de desajustes y en situación de motivaciones de desajuste social. Pero por la vía que vemos y del orden político imperante las soluciones se ven un poco clara, por lo que se asume la aparición de nuevos grupos de corruptos productos y efectos de la crisis.

         La falta de comunicación, de diálogos—y la postura de la iglesia y de su Cardenal Urosa y sus declaraciones infames—no se ve luz a final de túnel. Además, la oposición—hoy dividida la MUD y la lucha a muerte entre los miembros de los partidos del gallinero—un poco desgastada, sin líderes y menos dirigencia política no tiene asidero donde colgar el sombrero de cogollo, y menos las ideas de derechas enclaustradas en mantener fija el horizonte donde esperan que Almagro—el inefable—esgrima la Carta Democrática y aplicación del artículo 20. Esto es un sueño desde que asumió el cargo de Secretario General de la OEA, pero sus pretensiones han sido destruidas y derrotada en el seno de la misma institución. Esto es lo que han encontrados los partidos y cuadros de la derecha internacional: La derrota aplastante. El infame acorralados en sus propias ideas y falsedades.

         Desde hace aproximadamente tres años para crear condiciones desfavorables, crear desabastecimiento y falta de los alimentos básicos en los anaqueles de los principales centros comerciales, negocios de barrios y centros comerciales. Esto han generado—de acuerdo a políticas de opinión y empleo de redes sociales, noticieros, radios y prensa escritas, y medios de publicación televisivos extranjeros. Recordar CNN—las colas, creando una nuevo sector pendenciero y bachaqueros considerados como ladrones a través de los precios, acaparamiento de productos para la reventa, acechadores de la pobreza, quitarle los pocos salarios al pueblos, asaltos diarios, y control de las mercancías con precios con hasta un 555% de sobreprecio. No hay respeto a las decisiones del gobierno por la política de precios justos.

*Políticas de Estado para combatir la inflación y la guerra económica

         El Estado venezolano asumió desde el mismo momento que hizo su aparición en el mercado la escasez de los productos, y de los precios incomparables. Estos es el origen de todos los males de la economía: proceso de inflación, escasez sentida, colas para la adquisición de los productos. En ese momento, se puede decir que es el comienzo de los males de la economía nacional: escasez acentuada, generando que muchos hogares tengan la posición de pasar hambre, es decir, no poder realizar los “tres golpes diarios”, donde muchos hogares pasan ha estado de miseria—pobreza en situación de gravedad--, donde si adquieren un producto—a precios demasiado elevados—no pueden acceder a otro como complemento. El Estado realizó planificación para traer productos importados para satisfacer las necesidades básicas. Con respeto al pan se trae importada la harina panadera, pastas y productos necesarios. Esto ha sido una política de distribución y comercialización. Pero aquí se produjo una penetración por parte de grupos desalmados para estafar los centros de acopios. Una nueva clase de “tramposos” corruptos aparecen en el escenario. Luego el gobierno y los  medios deben atacar a estos nuevos malandros de estilo novedosos, es decir, hacerse pasar por revolucionario encubiertos. Estos son peligrosos y deben ser combatidos con la furia de la Ley sin perdón. Es una forma de asaltar al pueblos, sus necesidades y causarle males adicionales.

         Otra de las políticas es la de enfrentar la inflación, pero debe haber una justicia en el manejo de los precios—control a todo los niveles--, fijación y control del comercio de la venta de sus productos, mercancías, de la dieta diaria. Esto es vital para sanear el mercado de los buitres y negadores del bienestar social. En ese sentido, hay que combatir a todos los niveles del comercio, acaparadores y aguantadores de los productos básicos. Acabar con los corruptos de la crisis. Son visibles, a pesar de esconden sus rostros los grandes capitalistas, o están fuera del país, pero los testaferros manejan sus riquezas y bienes y remiten al exterior las remesas de ganancias que adquieren a costa del hambre del pueblo.

         Estos “hijo de puta” son los que se denominan demócratas y amantes de la paz, de compartir las penalidades con el pueblo, de sentarse a llorar por una oración emitida por un sacerdote de la desgracia y por el dolor de la población que está en condiciones depauperantes, que ni para un bocado posee un bolívar—moneda irrisoria, dado que con un bolívar no compra ni un caramelo--. Su rostro es la miseria y su situación deplorable. Estos son los hijos del mundo por los que hay que luchar, defender y entregar los mejores esfuerzos de la existencia. Por tanto, soy revolucionario, luchador por el bravo pueblo creador, dador de satisfacción y cordura de buen juicio y sindéresis para mirar la realidad y salir a gritar, pelear y defender los derechos del Hombre y el Ciudadano.

*Los Claps: control social, producción en la Comuna y Distribución Comunal

         Este mes de marzo—cumple un año de actividad de los Claps—hicieron su aparición una nueva manera de organizarse el pueblo para combatir los males que aquejaban la distribución y la comercialización a precios justos de los productos básicos del pueblo. Por primera vez, aparecen la organización de los Claps—parte del Poder Comunal—como una manera de organizar la producción nacional controlada y su distribución a nivel de las diversas comunidades controladas por la Comuna. Es una nueva manera de organizarse y dirigir los destinos de los alimentos que el Estado importa y trae para que el pueblo satisfaga sus primarias necesidades como de ser. Esto es una búsqueda del bienestar social. Este es un principio básico del socialismo tener presente la alimentación del pueblo, la clase obrera—la vanguardia política—y demás miembros de la sociedad como un todo. Pero lo primero es lo primero, el pueblo. Todo lo demás viene por añadidura y la acción popular logra estar en el contexto del bienestar.

         Otro de los males que atenta contra la población es la inflación, por tanto el Estado tendrá el control del mismo. Esto es importante, a los fines de evitar la especulación, el robo, la estafa y los males colaterales que trae consigo el robo de los bienes materiales del conglomerado social. “Esto no tiene perdón de Dios”. Por tanto, merecen su castigo no basta de la Ley, sino, todo lo contrario, por robarle al pobre, no solo su tranquilidad espiritual, sino también salud y seguridad social. En la actualidad existen más de 400000 líderes y lideresas, de los Claps, hay 30.000 organizaciones a nivel nacional. Además, se espera que para 2017, ampliar el mayor número la red de distribución y abastecimiento a precios asequibles y justos; procurar vender productos escasos y altos precios, tratando de alcanzar la distribución de 6millones de familias beneficiadas con los productos del Clap. Estos proyectos viene—junto con la producción nacional de productos del campo—lograr darle mayor alcance y desarrollar proyectos nacionales de productos masivos. Todo esto está inserto en el programa de abastecimiento y de evitar la especulación, la inflación, el acaparamiento combatiendo a los bachaqueros que azotan a la población. Por eso vemos que la comunidades organizadas. Estas son conquistas que acompañan a derrotar los enemigos sempiternos del pueblo, a los “cuellos blancos”, a los vendedores de ilusiones, a los traficantes de las medicinas y de todos los productos básicos: Harina PAN y pañales, y otros. Por eso declaramos todo el poder para los Claps. Esta es una guerra declarada y como tal la asimismo.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.