Richard Segovia, de 24 años, vende sus piezas en precios que oscilan entre los 10 y los 15 dólares en la ciudad colombiana fronteriza de Cúcuta, muchísimo dinero comparado con los pocos centavos que obtendría de cambiar varios billetes.