Por DAVID BONYUET

Mientras la dirigencia opositora está escondida esperando que ocurra un milagro, al resto de los venezolanos solo le queda la disyuntiva de irse del país o resignarse a la esclavitud. No hay liderazgo o mejor dicho hay demasiado egoísmo: la tentación de unas presidenciales los tiene vuelto locos y aunque usted no lo crea, todos quieren llegar a la silla, aunque ninguno sabe cómo tumbar la dictadura. 

Hay que ser un perfecto idiota para creerse el cuento de que la consulta popular era jodiendo. La solución está ahí, pero los cogollitos se niegan a soltar sus fuentes de poder… “¿apoyar un gobierno de transición y poner el partido a trabajar por otros? ¡No joda!, vamos al diálogo para pedir unas presidenciales que es más fácil” ¡PLOP!  Los incrédulos que apoyan unas elecciones son los mismos que están sentados dialogando felices.  Diablodado confiesa desde la ANC: “al chavismo unido la derecha no le hace ni cosquilla”; lamentablemente mientras hay una férrea unidad dentro de la maldad del régimen, solo hay una codicia profunda en la disparidad del liderazgo opositor. Nadie duda de las luchas de MCM, Andrés Velázquez y otros pocos como los diputados de la Fracción 16J que intentan rescatar al país, pero mientras no haya un sólido esfuerzo de todos unidos, la oposición seguirá siendo un diluido grupo de dispares disociados.  Que se puede esperar si el nuevo presidente de la AN necesita: “determinar la causa matriz que ha convertido a nuestro país en una fábrica de pobres”, ¿será que ha vivido los últimos 18 años en otro universo?  

Ricardo Hausmann propuso una verdadera solución: pedir una “intervención militar internacional” avalada por la Asamblea Nacional. La solicitud es obvia, Venezuela está secuestrada por unos narco-terroristas que no dudan en asesinar a sus ciudadanos. Aunque tenemos tantos muertos de hambre como en Somalia, tantas violaciones de derechos humanos como en Egipto, tantos desterrados como en Siria, la respuesta de la oposición fantasiosa viene de Ramos Allup quien en la AN aseguró: “nosotros no vamos a llamar a ninguna guerra mundial”. ¡PLOP!  

Desde que Chávez asumió el poder hemos sido invadidos por Cubanos, Chinos, Rusos y usted pare de contar. Nuestras fuerzas armadas están controladas por mercenarios foráneos y ningún venezolano está a salvo de la represión criminal del Estado. ¿Acaso los venezolanos no merecemos ser rescatados de esta miseria roja rojita?  Europa fue rescatada de la desgracia Nazi y ninguno de esos países fue colonizado ni destruido;  sinceramente ¿alguien se imagina si los lideres judíos hubiesen pedido una “salida democrática” del nazismo? Venezuela está siendo exterminada lentamente por el chavismo y el grito de auxilio lo debemos pedir todos los venezolanos por todos los medios.   

El año pasado tuvimos el récord del continente de una inflación del 2,616%, ahora El Nuevo Herald nos trae un pronóstico aún más negro para este año: “la inflación superará el 30,000%”. Incluso hoy en día, podemos ir al mercado ver un precio en la mañana y en la noche ya está más caro: ¡el salario fuerte se desmayó! Conindustria tampoco se siente optimista: “el 27 % de las 3.800 industrias que quedan en el país podrían desaparecer en el 2018”. La destrucción de Venezuela está marchando a paso de campeones …  y no hay nada que el liderazgo opositor pueda hacer o esté haciendo. ¿Será que el plan de la dirigencia opositora es esperar que el país quede totalmente destruido?  En Cuba esos opositores llevan más de 50 años buscando una salida pacífica, los más desesperados fueron aniquilados para que no tuvieran prisa; así muchos cubanos todavía están esperando la llegada de la democracia, ¿es ese el futuro de Venezuela? 

Para nadie es un secreto que los dos partidos opositores líderes en intención de voto nunca estuvieron con las protestas de la calle. Misteriosamente había un líder que hablaba más cuando estaba preso en Ramo Verde pero que ahora vive feliz en casa por cárcel. El otro candidato eterno quiere seguir siendo candidato aunque no supo defender su victoria. La realidad es que los politiqueros venezolanos no sufren ninguna de las penitencias del pueblo,… por eso es que no tienen prisa en tumbar esta dictadura. No podemos esperar que a nuestros líderes les salgan huevos. 

Hay que apoyar todas las protestas de la calle… con inteligencia buscar bloquear a los colectivos, a la GNB y la PNB. La conclusión es que el problema del pueblo, lo va a tener que resolver el pueblo. Todos y cada uno de nosotros tenemos que tomar la iniciativa de trancar nuestras calles. Todos y cada uno de nosotros tenemos que pedir al mundo un rescate de este secuestro chavista. 

Diego Arria le ha mandado ya varios mensajes a las fuerzas armadas para que actuen y rescaten al país. La resistencia venezolana junto al inspector de la policía Óscar Pérez están llevando el Movimiento de Equilibrio Nacional con ese mismo objetivo. El mensaje es claro: ¡hay que retomar las calles!  El cacerolazo nacional de fin de año demostró que no se requiere de partiduchos impostores. El fuego de la libertad arde en cada individuo que tiene hambre, en cada ciudadano enfermo, en cada familia que ha perdido un hijo, en cada venezolano desterrado. ¡No podemos esperar por más nadie!  Esto es un asunto de todos los venezolanos, no importa donde estén: ¡unión y fuerza! 

No podemos seguir esperando que pongan huevos: a toda candelita, ¡metale kerosene!

#EquilibrioNacional #EquilibrioSomosTodos

 

David Bonyuet  @DBonyuet