• Fue el fundador, con tan solo 21 años de edad, de la emblemática e histórica Escuela Graduada “José Manuel Cova Maza” (1941)
  • “Esta escuela inició lo que podríamos llamar la pedagogía moderna en El Tigre. Era una escuela activa, preocupada, que encausó todo un movimiento de renovación cultural en la región, y rescató los valores del espíritu en medio de aquel ambiente sórdido, de prostitución y de miseria”.

ALEXIS CAROLES

El maestro José Rafael Sosa Romero nació el 31 de julio de 1920 en Aragua en Barcelona donde cursó sus estudios de Primaria con los maestros Parés Pino, Manuel Vicente Matute Salazar, Vidal Jiménez, Rafael Caballero Sarmiento, quien era director de la Escuela de Aragua –la Atenas de Oriente- y Luis Manuel Cabeza Martínez, a quien calificó como la estrella de sus maestros.  Llegó a El Tigre con 21 años de edad el 14 de septiembre de 1941, designado por el Gobernador del Estado, Felipe Arreaza Calatrava para fundar y dirigir la Escuela Graduada “José Manuel Cova Maza”, luego de haber obtenido (él) el cargo por concurso de oposición. “Para aquel entonces El Tigre era un hacinamiento de casas, en su mayoría de moriche y paredes de bahareque. Sus calles eran tortuosas y llenas de baches en la época de lluvias; y polvorientas durante la sequía. Había una capilla de bahareque y techo de zinc, carecía de torre y de campanario; tenía algunas imágenes muy pobres. Los fieles llevaban sus asientos cuando algún sacerdote de Cantaura o de Ciudad Bolívar oficiaba en aquella capilla. El Tigre entonces tenía una escuela federal unitaria y una estatal unitaria, que fuera eliminada para dar paso a la “Cova Maza”. Había además una escuela privada dirigida por el Maestro Rísquez, un viejo amable pero muy dado a usar la palmeta y la correa, como en los viejos tiempos. La Escuela “Cova Maza” vino a llenar una necesidad en El Tigre. Antes, los padres enviaban a sus hijos a seguir Primaria en Cantaura, Ciudad Bolívar, Barcelona y Pariaguán. Y al parecer por la graduada “Cova Maza” toda esa masa estudiantil regresó a El Tigre y se incorporó a la escuela. “Esta inició lo que podríamos llamar la pedagogía moderna en El Tigre. Era una escuela activa, preocupada, que encausó todo un movimiento de renovación cultural en la región, y rescató los valores del espíritu en medio de aquel ambiente sórdido, de prostitución y de miseria que experimentaba El Tigre en aquellos tiempos”. Creó un centro pedagógico para entrenamiento y preparación de los maestros. Un centro estudiantil de cultura, que fundó el periódico escolar “Alma Nueva”. La labor de este mensuario fue notable dentro de la actividad educacional y cultural de El Tigre. También circulaba un periódico llamado “El Taladro” que editaba y dirigía un grupo de obreros y su material era totalmente de carácter sindical”. Así escribió el maestro José Rafael Sosa Romero en una entrevista solicitada por el escritor Miguel Otero Silva, en 1954, previo a la publicación de su novela Oficina N. 1, donde lo cita como “un maestro idealista, narrando una clase de historia donde exaltó el valor del cacique Guaicaipuro enamorado de Carmen Rosa”. Luego de ejercer la docencia el maestro José Rafael Sosa Romero se residenció con su familia en Maracay, estado Aragua, donde trabajó en el Banco de Venezuela, en las empresas Mendoza y en Corpoindustria, donde además formó parte de la coral de ese desaparecido ente de financiamiento industrial. Casó en 1950 con Consuelo González, en Caracas, con cuya unión procreó sus 3 hijos, dos varones y una hembra. El mayor es administrador, el segundo médico y coronel de la Fuerza Aérea Venezolana, y la tercera, educadora. A lo largo de su carrera como docente recibió múltiples reconocimientos, entre las cuales resaltó la Orden al Mérito en el Trabajo en su Primera Clase. Falleció en Maracay, el 25 de agosto del 2016, a la edad de 96 años.

Fuente: Periodista Alexis Caroles / El Tigre Memorias