Milagros Mata Gil

  1. Con periodistas del Diario de León, uno de los más leídos impresos provinciales de España. La entrevista con Néstor Rojas será publicada este viernes. De nuevo abordé la situación de mi país, la negativa y bloqueo del ejército que cumple órdenes de Maduro para que no deje entrar a Venezuela la ayuda humanitaria desde Colombia. Hablé sobre la hambruna que está asolando a la población en general, en especial a los niños y ancianos que todos los días mueren en nuestro país por falta de alimentos y medicamentos. Denuncié los crímenes, abusos y corruptelas de la dictadura más vergonzosa en la historia del terror en Venezuela. Toqué el tema del estado Bolívar, las matanzas perpetradas en Tumeremo por las bandas criminales y guerrillas, que se apoderaron con los chinos de las minas de oro. Por último informé sobre mis actividades literarias y pictóricas. El corrupto Rangel salió en la conversación.
  2. El 3 de febrero de este año del Señor, Néstor Rojas, venezolano, tigrense por más señas, inauguró una exposición pictórica en Valladolid, España. La muestra, titulada “De una orilla a la otra” se presenta en la galería La Piel del Oso y allí permanecerá hasta el 17 de febrero. Se espera también una lectura de los poemas de este destacado intelectual, quien, además, se ha convertido en una especie de cónsul cultural de Venezuela, difundiendo la actual situación política y económica del país, que lo obligó a exiliarse en Astorga.
  • Conocí a Néstor Rojas en 1982, cuando él asistía a un Taller Literario convocado en la Biblioteca “Alfredo Armas Alfonzo”, de El Tigre. Aquel Taller lo auspiciaba la fallecida pero nunca olvidada Edna Meneses de Vallenilla y el joven poeta recibía de ella la orientación de lecturas que lo fueron encaminando en su quehacer literario. Hay que destacar igualmente la influencia del poeta Helí Colombani en la formación de Rojas. Cuando yo lo conocí, se perfilaba ya como un poeta extraordinario y publiqué sus primeros trabajos en las páginas culturales que yo coordinaba para “Antorcha” y en el magazine semanal “Guanipa”, que yo dirigía entonces. Su actividad pictórica comenzó algunos años después, en los años 90, y como expresión complementaria/suplementaria de la poesía.

El Tigre, febrero 2019