José Venancio Machado

Pueblo—El Tigre, estado Anzoátegui—que
germinaste una historiografía que ha sido
paradigma ennoblecedor de tus girones,
hechos y cultura propia petrolera que se
inserta a lo largo del tiempo—octogenario
atardeceres—que vislumbra la historia desde
sus inicios al día de hoy. Su historia vivencial
de sus pobladores, gentes y de luengas formas
de páginas que narran los esfuerzos creadores
que han dado lo mejor de su existencia. JVM

*Memorias recogidas por sus fundadores
Infinitos relatos escuchados—en un atardecer hasta el
amanecer—de historias y aventuras de pobladores que vinieron
de las distan geografía que conformaban el incipiente forjar de
pueblos, caserìo y agrupamientos humanos. Pero todos venían
a la aventura del petróleo que había comenzado a realizarse en
perforaciones eventuales y de supuestos vestigios de pozos
que contenían el estiércol del diablo: Petróleo.

2
De esa manera llegaron los primeros que se asentaron en
la Sabana de Guanipa—Desde entonces se inicia la fundación
del pueblo de El Tigre—que sería el centro tomado para realizar
las operaciones de trabajar la tierra y extraer sus ríos de
material petrolíferos que estaban sumergidos en las
profundidades del subsuelo. Pero fue acontecimiento que trajo
desde distintas latitudes a los primeros
pobladores/fundadores. Allí comienza su periplo y la dicha de
arrancar el principal centro operativo petrolero oriental, luego
vinieron otros, pero el primero fue el primero. Lo demás es
parte de la historia narrada y contada por sus hacedores.
Estos es así—Luego tenemos a Oficina No 1, de Miguel
Otero Silva—que recoge en sus páginas los motivos que
movieron y entusiasmaron a muchos legendarios hombres y
mujeres lanzado a la búsqueda de la Tierra Prometida—Al igual
que los motivos que movieron a los Hebreos a buscar la Tierra
prometida por Dios—en medio del desierto de arenales y
árboles silvestres que poblaban la geografía. Esto lo que
cuentan y motivan muchas leyendas y recobra el paisaje los
cuadros natural de la majestuosidad del inmenso atardecer y
lluvias que son frecuentes estos parajes, bajo la canícula de
inmensos soplones de brisas y calor ambiental.
*Su gente y grupos familiares conformados
Los grandes momentos en todos estos años—ya
octogenario—se han formado familias numerosas y han dado
frutos propios de la cultura—amalgamada de varias grupos de
los diferentes focos populares y gastronomías traídas y
desarrolladas a lo largo del existir pueblerino—que hoy existe y
parte patrimonial. Todo ha sido producto de sus pobladores,

3
trabajadores y mujeres—madres y asistentes hogareñas—que
conformaron sus hogares y familias. Todos han tenido parte en
este quehacer de la instalación de inmensos rasgos y cultura en
todas las vertientes humanas y creadoras de sus gentes. A
pesar de que muchos fundadores han partidos—hacia su
morada eterna con Dios—y dejado sus huellas en sus hijos y
darle sentido a los motivos culturales. Grandes son los aportes
del pueblos en todos los órdenes del saber, conocer, la
cientificidad, el estudio—lo demuestran los centros educativos
y sus avances en las carreras universitarias–, donde las
maestras(os) han jugado un rol de interés en darle sentido a los
comienzos juveniles y enseñanzas a leer y darle impulso a
seguir las sendas del conocimiento y saberes necesarios que
contribuyen a la grandeza de los pueblos. Por eso hablamos y
escribimos la cultura de la Mesa de Guanipa y de sus
alrededores de asientos humanos.
El Tigre, promisora ciudad, de encantos, amor y
esperanzas. Todo productos de sus pobladores y creadores de
hospitalidad y del buen vivir. Esto es su grandeza espiritual.
Iniciados con los colegios y su liceo insigne: “Briceño Méndez”,
donde se forjaron los grandes hombres—mujeres—que son el
patrimonio cierto que tiene como asiento el pueblo. El
desarrollo—visto en el año 2019, lo testimonia—comercial,
industrial, del campo en sus diversas especialidades. Ganadería
y servicios e industrias que son parte del patrimonio
económico/social del pueblo. En ese sentido, hay muchas
historias de familias—hoy ausentes, pero recordadas—que han
dejado huellas inmarcesibles al compás de lo que se escribe y
se nota a lo largo del historial de los avances y alcances
logrados. Por ejemplo, tenemos en todas los campos del arte, la

4
ingeniería, de los científicos y estudiosos grandes recursos y se
demuestra en sus actos culturales, tradiciones y obras escritas
por pobladores formadas en las aulas de los colegios y centros
universitarios que se encuentran en los aspectos de la ciencia y
adelantos del conocimiento. Todo esto es parte del significado
de la historia gestada y que constituyen aspectos del
patrimonio de una cultura propia. Estos aspectos han sido
señalados en aniversarios anteriores, pero que son aspectos
generales de una historia íntima y significativa. Esperemos que
estos días donde Guanipa Noticias haya decidido poner para la
celebración del 86 aniversario, los días 08,15 y 22 de marzo
para hacer publicaciones que tributen homenaje al pueblo.
Pienso en mi pueblo—cualquiera sea mi destino y lugar
que habite–, sus gentes, los amigos y gentes queridas que hoy
no están en este mundo y los que aun conviven y dan aliento al
existir. Por eso escribo y dijo lo que siento en mis libros y
escritos donde narro para evocar los días idos y los que vendrán
para rememorar el tiempo y la distancia. El resplandor de la
memoria—los amores juveniles—y los grandes hechos y
aprendizajes realizados. Recuerdo que abrace la política en el
liceo y aprendí a escribir en la escuela. Hoy es parte de ese
patrimonio individual y que comparto en las enseñanzas
universitarias—nacionales e internacional—donde expongo las
ideas aprendidas y las escritas para impulsar los estudios a los
niveles deseados y necesarios para engrandecer el acervo
cultura. Estos son los testimonios de un hijo de El Tigre, de su
gente y de todo el folklor y cultura propia—a pesar de la
simbiosis—y desarrollada con profundo sentir oriental y
motivacional que las emociones me conducen y oriente el buen

5
vivir en amor y sentido de “amar al prójimo como a mí mismo”.
Lección aprendida en la escuela y el convivir humano.
*Parte Poética expresiva
Esto es parte de los que palpita en mí y de mis emociones
que me permiten expresar con orgullo ser de ese pueblo: El
Tigre:
Octogenario aniversario del pueblo de El Tigre
(El Tigre, sueño evocador de mis anhelos)
*Viejos recuerdos afloran en mi mente
para rendirte al lado de toda la gente
que traba incansablemente para edificarte.
*Las tardes siempre son evocativas…
Y graban en cada mi frases emotivas…
Los sueños de tus hijos y fundadores.
*Eres la nostalgia de los recuerdos,
cuántas hombres/mujeres son motivos
de una cultura petrolera y trabajo.
*En cada esquina queda un recuerdo
que se expresa como reservorio heredado,
pero el tiempo no pasa sin evocar a tus hijos.
*Son ochentas años, cuántos hijos se quedaron
Y ahora sienten los días que aprisionaron…

6

Y el efluvio trajín del trabajo forja al pueblo.
*Son caricias que espantan como la muerte
llevando tras de si…, la aprisionaste…
Nostalgia de los que se fueron y no volverán.
*Eres un sinfín de recuerdos infinitos…,
Pero presintiéndose los lamentos…,
de los sueños quedado en el taladro perforador.
*No sienten ni lamentan los que murieron
En la búsqueda necesaria del amor, complacieron
con darte fuerza y generar una cultura petrolera.
*Ayer compartí, hoy lo evoco con emoción
y pretendo darte entereza a la compasiòn
del verso que capitaliza los recuerdos idos.
*Voy soñando por los caminos sabaneros
Y descanso bajo manglares generosos…
de fuerza y amor. Gracias, octogenario pueblo.
*Mientras existas te escribiré sonatas y poemas
Y almacenaré poco a poco las nostalgias
que brindan descanso eterno a los seres queridos.
*Mis muertos son legados históricos…
Dan sentido a mis grandes misterios…

7
Pero siempre estas presentes en mi mente
Caracas, 03/03/2019

machadojv01@gmail.com