JUAN MANUEL MUÑOZ MORICHE

Esta dieta caballero
es redundante en invierno
hay un calor del infierno
que hasta nos reseca el cuero
vivimos en desespero
pues nos tienen en la olla
esta hambruna nos degolla
y por mucho que haya ajo
el pueblo pasa trabajo
sólo “pelando” cebolla.

El salario compañero
se nos vuelve sal y agua
mientras el gobierno fragua
guerras con el extranjero
para tapar el verguero
de vernos pasar trabajo
pero es tal el desparpajo
que a nada le paran bola
y el pueblo de cola en cola
no puede comprar ni ajo.

@Capuringa
El Tigre, 22 de agosto de 2015